A través del siguiente enlace podrás leer el artículo en inglés.

In the following link you can read the article in english

¿Qué se considera microplástico?

Son piezas de plástico que miden menos de 5mm, pueden llegar a ser imperceptibles al ojo humano y son a veces tan pequeñas que prácticamente ningún filtro las puede detener.

Se les clasifica en 2 grupos:

Fuente: Unión Internacional para la conservación de la naturaleza (IUCN).
Gráfica creada por: statista.es

¿Cómo terminan en el mar?

Los microplásticos primarios generalmente llegan al mar por el desagüe después de su uso, durante la producción industrial o al ser desechados.

En el caso de los secundarios es más complejo, ya que hay muchas maneras de que estos se formen, aquí mencionamos algunas:

Microplástico en la industria textil
Imagen de Free-Photos en Pixabay 
Imagen de Sergei Tokmakov, Esq. en Pixabay 
Imagen de MichaelGaida en Pixabay 


Dato curioso: ​La mitad del plástico que utilizamos a diario es de artículos de un solo uso, como envases o popotes (pitillos o pajitas). El plástico de un solo uso tiene una vida útil promedio de 12 a 15 minutos; sin embargo, puede tardar entre 400 y 1.000 años en desintegrarse.

De hecho un estudio del Instituto Federal Suizo de Investigación de bosques y nieve (WSL) reveló que se ha encontrado microplástico en el hielo ártico, el cual lo más probable es que haya sido llevado hasta ahí a través del viento.

Microplástico en la cadena alimenticia

Debido a que no se biodegradan, sino que sólo se desintegran en partes más pequeñas, estas partículas, al flotar por los océanos, se mezclan muy fácilmente con el plancton, el cual es la base de la cadena alimenticia, por tanto es consumido o absorbido por los consumidores primarios y va subiendo por los niveles trópicos hasta llegar a los humanos.

Dato curioso: Se ha encontrado microplástico en peces, moluscos, aves, tortugas, sal, agua de grifo y embotellada y miel.


La ONU declaró en 2017 que hay hasta 51.000 millones de partículas micro plásticas en el mar. El estudio “Naturaleza sin plástico: Evaluación de la ingestión humana de plásticos presentes en la naturaleza” de Dalberg, la Universidad de Newcastle en Australia y la WWF sugiere que una persona promedio podría estar consumiendo alrededor de 5g de plástico a la semana, esto sería el equivalente a una tarjeta de crédito.

¿Qué ocasiona el microplástico?

El efecto en la salud humana es aún desconocido, todavía se siguen haciendo muchos estudios respecto a cómo nos afecta el micro plástico a los humanos, pero varios análisis han mostrado efectos negativos, ya que a menudo contienen aditivos y otras sustancias químicas, posiblemente tóxicas, que pueden ser perjudiciales para los animales. En los seres humanos se ha descubierto una posible conexión con problemas en los sistemas cardiovasculares, renal, gastrointestinal, neurológico, reproductivo y respiratorio, como menciona el Centro Internacional de Ley Medioambiental (CIEL por sus siglas en inglés) en su informe “El plástico y la salud: Los costos ocultos de un planeta plástico”.


En cuanto a los animales ya se han visto muchos efectos negativos, principalmente obstrucciones intestinales que reducen sus ganas de comer, lo cual acorta su crecimiento o puede provocar una desnutrición y hasta la muerte. También se ha encontrado microplástico en los tejidos de muchas especies marinas.

¿Qué están haciendo algunas organizaciones?

La organización “Stop micro waste”, además de crear consciencia ha ideado la bolsa para lavado “Guppyfriend”, la cual retiene micro partículas de plástico que se desprenden de la ropa en la lavadora, para así evitar que lleguen al océano.

La WWF (World Wide Fund For Nature) junto con el estudio “Naturaleza sin plástico” está haciendo un llamado a los gobiernos para tomar medidas y asegurar que tanto productores como consumidores sean responsables y ayuden a parar el problema del plástico. Puedes firmar la petición global aquí.

Plastic soup foundation empezó una campaña “beat the microbead” desde el 2012 para eliminar las perlas de microplástico de muchos productos de higiene, creando una aplicación donde se puede checar qué productos contienen microplásticos, para así parar su consumo. Puedes descargar la app “Beat the microbead” para android y iphone.

¿Qué medidas puedo adoptar yo para reducirlos?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *