“la mejor forma de estar bajo el agua”

Por Iñaki Galilea, Trimix Fundamentals Instructor info@akigalileadiving.com

“Vivimos la era del cambio”, dicen algunos, la era de la información, de la divulgación, la era en la que empezamos a tomar consciencia de nuestro planeta, del problema natural y el desastre ecológico; la era de las bolsas de tela, del reciclaje, de limpiar el hogar sin productos químicos, de las bombillas de bajo consumo y los cepillos de dientes de bambú, pero, ¿qué ocurre con el que posiblemente sea el bien más preciado de nuestra Tierra? Todos sabéis lo que significa el Océano, fuente de vida para todo lo que de alguna manera respira en este planeta, y sin embargo, y aún apenas explorado, sufre un momento crítico:

hemos acabado con más de la mitad de sus recursos en tan solo unas pocas décadas – sobrepesca, vertidos, calentamiento del agua, acumulación de CO2 y los desechos plásticos

son tan solo algunos de los problemas de una lista casi interminable, más no es mi labor en este artículo explicar los males de nuestra Mar, si no, en la medida de nuestro alcance, contribuir a un mejor cuidado y conservación de nuestro medio marino.

Si estáis leyendo este artículo intuyo que la mayoría sois buceadores, o lo habéis sido, o estáis pensando en convertiros en uno, en cualquier caso, espero que cumpla con su cometido, y sirva como guía para adoptar una conducta correcta bajo el agua, para adquirir una serie de habilidades que permitan visitar el medio sin causarle impacto alguno, dejando tras nuestro paso nada más que burbujas.

Buceo técnico
Imagen de Iñaki Galilea

El buceo como industria

Miles de buceadores nuevos son certificados cada año, la industria del buceo crece, la oferta de cursos de buceo es tremenda, tarjetas de colorines, mujeres en bikini en los anuncios de reguladores, e instructores “from zero to hero”, que ayer hicieron su bautizo y tres meses después están impartiendo cursos de Open Water a cuatro alumnos al mismo tiempo.

Buceadores en pánico que necesitan posarse sobre el suelo para solucionar cualquier mínimo inconveniente, destruyendo el fondo y levantando sedimento cada vez que les entra un poco de agua en la máscara, o fotógrafos tumbados sobre el arrecife porque no son capaces de sacar una foto y mantenerse a flote al mismo tiempo, buzos agarrados al coral porque no son capaces de mantenerse contra corriente, acabando así con cientos de años de vida y desarrollo; o buceadores “avanzados” que no son capaces de mantener esa famosa flotabilidad neutra, y que a menudo vemos orgullosos en las fotos posando de pie sobre el fondo como si de la estatua de la libertad se tratara.

La mitad de la gran barrera de coral está muerta, pero a diario seguimos tirando cientos de “buceadores” a pegar patadas con forma de aleteo contra el coral; recuerdo la primera vez que un compañero me habló de los jinetes del apocalipsis… Pero, ¿por qué ocurre todo esto?

Creo que es momento de hacer una autocrítica, porque, si bien es cierto que el ritmo frenético de la globalización y la creación del llamado turismo del buceo ha generado una industria similar a la de la comida rápida

(siendo posible que una persona que jamás ha buceado se convierta en buceador en apenas dos o tres días, bajo la tutela de un instructor que apenas alcanza las cien inmersiones) la responsabilidad final sobre nuestra formación radica en nosotros, en los alumnos, en los consumidores. Tenemos muy claro que si bien es cierto que una persona de habilidad media pueda conseguir respirar y sobrevivir bajo el agua en apenas tres días y poco más de 200 euros, la experiencia nos demuestra que conseguir unas habilidades sólidas en el agua, gracias a las cuales podemos bucear sin causar efecto alguno al medio marino, requiere de mucho más que un curso rápido de “open water” en tu resort de vacaciones.

Bases del buceo técnico

Por suerte, en los últimos años vemos como empiezan a introducirse en el mercado una serie ofertas de cursos de buceo diferentes,

basados en una serie de técnicas que originariamente solo se aplicaban al buceo en cuevas, donde evitar el contacto con el fondo es de vital importancia para la mera supervivencia, aunque hoy en día, consideramos estas técnicas como los pilares para conseguir una base sólida bajo el agua, la cual utilizaremos en todo momento, y sobre la cual construiremos nuestras habilidades futuras, porque, para los defensores de esta didáctica, solo hay una forma de estar bajo el agua, independientemente de si vamos a ver pececillos en la playa a 15 m o si vamos a penetrar un pecio a 90 m en agua helada; ¿o es que acaso cuando conducimos por ciudad lo hacemos con las rodillas y cuando salimos a autopista pasamos a agarrar el volante con las manos? A continuación, me dispongo a enumerar una serie de pautas y consejos extraídos de la más básica formación técnica, que sin duda ayudarán a cualquier buzo, con más o menos experiencia, a reducir su impacto durante sus inmersiones:

Buceo técnico
Imagen de Iñaki Galilea
Buceo Técnico
Imagen de Iñaki Galilea

Infórmate sobre las especies locales, lee artículos sobre biología marina o infórmate a través de la gente local de la problemática que pueda tener cada zona. Un buceador técnico es parte del agua, no un turista de visita en el zoo.